Princesas de Dios

Escrito por  Jueves, 09 Marzo 2017 00:00

Por Maleni Grider

El tiempo que pasamos con nuestras hijas es oro. Nuestro hogar es el palacio donde Dios ha ordenado que vivamos con ellas. Su ternura y belleza conquista nuestro corazón cada día, y también día a día enfrentamos retos nuevos para darles lo que necesitan, para comprenderlas, ayudarlas, sostenerlas cuando pasan por momentos difíciles, y para enseñarles no sólo los valores universales sino los principios de la feminidad.

Sin embargo, la vida pasa tan rápido que cuando nos damos cuenta ya son adolescentes, luego se convierten en jovencitas, van a la universidad, y pronto se disponen a casarse o independizarse. Si les dedicamos el tiempo suficiente y les damos toda la atención que merecen, entonces su partida será menos dolorosa y más exitosa; pero si hubo negligencia de nuestra parte o no fuimos lo suficientemente sensibles a las necesidades de nuestras niñas, las mujeres que veremos salir de la casa serán personas a las que algo les hará falta.

"...extrañaremos
a nuestras
hijas..."

De cualquier manera, extrañaremos a nuestras hijas, y sabremos entonces que el tiempo se ha ido, que no podremos recuperarlo nunca… lo que nos faltó hacer se quedará por siempre en el vacío. Por eso, hoy es lo que importa. No se quedarán para siempre. Un día se irán de casa… ya no podremos hablar con ellas cada noche, ni cuidarlas cuando se enferman, ni aconsejarlas acerca de todo, ni acariciarlas cada mañana. Su presencia en nuestra vida será mucho más limitada.

Hoy es el día en que las tenemos cerca. Hoy es el día que podemos aliarnos a ellas. Este es nuestro tiempo, el tiempo de ser sus padres, el tiempo de amarlas con todo el corazón, de palabra y de hecho. Es el tiempo de darles lo que tenemos, de gastar con ellas todo el tiempo que podamos, pues es el único tiempo que habremos de tener. No aprovecharlo nos traerá arrepentimiento y congoja más tarde.

"...No hay remedio
para aquello
que dejamos ir..."

¿Qué te dicen sus ojos? ¿Qué te dicen sus rabietas? ¿Ya has investigado lo que hay en lo profundo de su alma? Ellas cambian todo el tiempo, crecen y, si no sabes leer su lenguaje secreto, si no puedes entender sus mensajes callados, si no interpretas sus humores, su risa, su llanto, si no conoces sus sueños, si no te enteras de sus decepciones ni te involucras en sus planes, ya no tendrás otra oportunidad… Tus hijas crecerán, lo harán todo sin ti, y tú te lo perderás. Ellas lo resentirán, y quizá te perdonarán más tarde, pero tú te lo perderás para siempre.

No hay remedio para aquello que dejamos ir. Hay momentos, días, noches, eventos, circunstancias, sucesos que no pueden recuperarse. Y los más valiosos son aquellos que ocurren espontáneamente cada día, en la intimidad del hogar. ¿Dónde estás cuando las cosas más memorables suceden en casa? ¿Estás ahí para ser parte de ello, o estás en la oficina, en tus negocios, en tus proyectos personales, en tus eventos sociales, en tus viajes frecuentes? ¿Tienes prisa por volver a casa para ver a tus princesas? ¿O tu mayor inquietud está enfocada a otros asuntos?

"...requieren un
tiempo de
calidad..."

Muchas cosas en tu vida pueden ser importantes, pero créeme, acompañar a tus hijas es urgente, indispensable, irremplazable. Las niñas requieren un tiempo de calidad, una cercanía especial, una relación sensible, una comunicación constante, un contacto activo, emocional, lleno de detalles, porque ellas son emocionales, tiernas, y desean protección, consejo, guía, soporte, calor, seguridad.

Es en casa donde ellas esperan recibir todo esto. Si no lo obtienen, sus almas quedarán llenas de huecos que intentarán llenar más tarde; pero si lo reciben, entonces florecerán y darán su mejor perfume al mundo. Ellas son nuestras amadas princesas, y también son las niñas del Señor. ¡Cuidémosles ese precioso corazón, muy de cerca!

anim princesas

Maleni Grider

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup

Galerías fotográficas

 Flickr OCRI

Flickr Regnum Christi

Flickr Legionarios de Cristo

Flickr Consagradas RC

Brand Center RC

 

¡Síguenos en Redes Sociales!