Sus expectavitas... las más altas

Escrito por  Viernes, 04 Agosto 2017 00:00

Por Maleni Grider

"Yo te lo mando. Sé fuerte y ten ánimo. No temas ni te asustes, porque el Señor, tu Dios, estará contigo dondequiera que vayas." 
Josué 1:9

Las expectativas de Dios son mayores que las nuestras. Su confianza en nosotros supera la confianza que nuestros seres más cercanos tienen, e incluso la confianza que tenemos en nosotros mismos. Cuando los momentos difíciles vienen, Dios tiene altas expectativas acerca de nosotros. Al enviar a sus profetas, Él confiaba en que ellos cumplirían una gran empresa. Les dio misiones enormes para cumplir, demandó mucho de ellos, y, como a Josué, les ordenó ser valientes y esforzarse. También los dotó de todo lo necesario para llevar esto a cabo.

Cuando mi hija Samantha nació, me dijeron que tenía discapacidad debido a un derrame cerebral. En ese momento, creí que no podría enfrentar la situación. Me tomó algunos años asimilar este reto inesperado, aprender a ser valiente, esforzarme en todo por ella, y comprender que Dios tenía un propósito mucho más alto de lo que yo imaginaba. El Señor bendijo todo esfuerzo, y hoy en día ella tiene una vida mucho mejor de lo que los diagnósticos médicos anunciaban.

Dios trabaja en nuestro interior cuando hay caos en nuestro exterior. Pero si dejamos que Jesús haga lo que quiere hacer en nosotros, y nos enfocamos en sus propósitos más que en los problemas que enfrentamos, entonces podemos ver claramente que la crisis servirá para elevar nuestro espíritu a un nivel más alto, para poder encontrarnos con Él de una manera más profunda y estrecha. La prueba cambia nuestra perspectiva de la vida.

La constancia es lealtad a Dios. Luego de la prueba, Él cambiará nuestra situación y nos hará entender: "Tú eres un cobijo para mí, de la angustia me guardas, estás en torno a mí para salvarme. ‘Voy a instruirte, a mostrarte el camino a seguir; fijos en ti los ojos, seré tu consejero’.” Salmos 32:7-8. Mi lealtad debe sobreponerse a mi angustia, a mi necesidad, a mi negatividad, a la complejidad, a las amenazas, a la crítica, a los consejos impíos, a la desesperación, al dolor, al cansancio del problema. La prueba puede a veces durar mucho tiempo, un largo tiempo, pero esto es porque la victoria va a ser increíblemente extraordinaria.

Mostrar nuestra fe significa soltarle el control a Dios. Muchos usamos la fe queriendo controlar el cómo y el cuándo. Pero sólo Él es dueño del cómo y el cuándo. Cuando nos aferramos a nuestros tiempos y maneras, detenemos el flujo de la voluntad de Dios sobre nuestra vida; impedimos que el Altísimo se revele en toda su gloria, forzamos lo que debe ocurrir de manera natural.

Pablo fue un héroe de la fe, vivió y murió en fe. Siempre contento, incluso en los momentos de mayor persecución, aprendió a conformarse a toda situación, a dejarse guiar por el Espíritu del Señor, y a someterse en cuerpo y alma a sus designios. Su poder se incrementó grandemente porque no se resistió al mandato de Dios de ir y predicar a los gentiles sobre la gracia ganada por Jesús en la cruz del Calvario. “No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a arreglarme con lo que tengo. Sé pasar privaciones y vivir en la abundancia. Estoy entrenado para todo y en todo momento: a estar satisfecho o hambriento, en la abundancia o en la escasez. Todo lo puedo en Aquel que me fortalece.” Filipenses 4:11-13.

Fe es seguir a Cristo en la peor circunstancia, aunque suframos, esperando lo mejor. Si tenemos en cuenta que las expectativas de Dios sobre nosotros son mucho más altas que las nuestras, veremos pronto su propósito, recibiremos su recompensa más tarde, y Él nos enviará a empresas mayores. Él nunca deja de creer que podemos lograrlo.

Luego de más de una década consagrada al cuidado de mi hija, Dios me llamó a formar un matrimonio con un hombre maravilloso que ama al Señor. Nunca me imaginé que me daría otros cuatro hijos que adoptar y cuidar. Me dio una empresa mucho mayor, y aunque a veces sentí que era demasiado para mí (otra vez), Él me bendijo con su pasión, su sabiduría, su gracia, su amor, su fortaleza, para poder convertirme en madre y esposa, en una familia que ha demandado todo de mí, pero a la que estoy segura que serviré por el resto de mi vida, en las fuerzas del Señor.

De nosotros depende si nos quedamos en el nivel de nuestras debilidades y nuestra corta vista, o si dejamos que Dios nos transforme al pasarnos por el fuego, a fin de hacer de nosotros vasijas resistentes, útiles para ser usadas por Él, en la altitud de su bello propósito y de su misericordia eterna.

expectativas anim

Maleni Grider

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Av. Universidad Anáhuac #13 Col. Lomas Anáhuac

                    Huixquilucan, Estado de México C.P. 52786 México

+52 (55) 2224 2070

www.somosrc.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Somos RC App iOS Android

icon regnumchristi bottomup

icon redcol bottomup icon ecyd bottomup icon jfm bottomup icon manoamiga bottomup icon elarca bottomup icon whynotpriest bottomup icon semperaltius bottomup icon redanahuac bottomup icon catholicnet bottomup icon zenit bottomup icon zenit bottomup